La Escuela de Monitores de la Asociación de Diabéticos de Madrid. Ejemplo de buena práctica asociativa.

 

El pasado 21 y 22 de Enero acabamos lo que será para mí una de las experiencias más bonitas de mi vida: la convivencia en Cercedilla de la Escuela de Monitores. ¡Y quién me iba a decir que aquel 14 de noviembre de 2008 iba a emprender este camino que me ha hecho vivir experiencias inolvidables y conocer a personas increíbles!

Todo comenzó en aquel campamento de 2009. Cuando acabó lo tuve claro, ¡de mayor iba a ser monitor! Con esa edad a lo mejor solo se piensa que ser monitor es jugar con niños, pero a lo largo de los años y después de varias convivencias, actividades, campamentos te das cuenta de que por muy pequeño que seas no solo te lo estás pasando bien, sino que estás aprendiendo y que te están enseñando cosas que desde luego te ayudan en tu día a día con la diabetes. Eso ha sido la principal motivación que me ha llevado a ser monitor, querer ser un ejemplo para niños y jóvenes con diabetes y poder enseñarles todo lo que esté en mi mano, para que tengan más independencia y autonomía en su vida. Me gustaría que al igual que yo algún día miren atrás y se acuerden de aquel monitor pesado, que además de pasárselo fenomenal con él, les enseñó muchas cosas y a vivir bien con su diabetes.

Ser monitor conlleva una gran responsabilidad y en mi opinión esa responsabilidad aumenta siendo monitor de la asociación, pues también debes enseñar a los chicos a controlar su diabetes y estar pendiente de los más pequeñines, de los cuales algunos no diferencian en todos sus casos una hipoglucemia o una hiperglucemia.

Pero ahora hablemos de este pequeño curso, la escuela de monitores de la asociación, que te inicia en este gran mundo del voluntariado, del ocio y del tiempo libre. En este curso aprendes un montón de cosas, pero una de las cosas más importantes para que cualquier actividad que te propongas salga adelante es tener un gran equipo en el que confíes y te puedas apoyar. Este ha sido uno de los aspectos más importante pues desde que nació nuestro equipo al comienzo de la escuela nos han guiado, pero ellos también nos han ido enseñando a lo largo de la vida. Esto no hubiera sido posible sin todos lo que lo formábamos, desde los más veteranos y los que nos han guiado por este camino (Javi, Virginia, Mario, Elena, Marina, Mari Carmen) hasta los principiantes Alba, Ana, Andrea, Gonzalo, Sara y yo.

Hemos logrado sacar adelante este curso para llegar a nuestro objetivo y hemos aprendido desde la resolución de conflictos, hasta la importancia de las canciones y su utilidad para presentaciones, integración en grupo, o juegos con un paracaídas. Lo pasamos genial. Otra de las actividades inolvidables es que cada uno de nosotros actuábamos como si tuviéramos una diversidad funcional para ponernos en el lugar de otras personas con el objetivo de motivarles a que colaborasen entre sí para conseguir un objetivo común.

Desde aquí me gustaría animar a todos los que estáis leyendo esto a adentraros en este mundo tan bonito que es ser monitor en el que no cobras a final de mes, pero os puedo asegurar que no hay nada más gratificante que la satisfacción y el orgullo de aportar tu granito de arena ayudando a la sociedad y en mi caso también a la Asociación de Diabéticos de Madrid a la que tanto le debo. “Cuanto más hacemos, más podemos hacer”.

Manuel Funes

 

“No me hubiera embarcado una vez más en el proyecto “Escuela de Monitores” si no fuera porque sigo confiando en la buena voluntad de los que rozan la madurez social, de los que tienen ganas e inquietudes por seguir ayudando, de los que participan siendo noveles y responden como veteranos, y por supuesto, de un equipo de lujo que ofrece un acompañamiento excelente. Gracias Mari Carmen, Marina, Mario, Vir y Elena. “Un besazo y SE OS QUIERE!!!

Javi Poyato

 

Qué decir de la Escuela de Monitores…. Hemos compartido muchas cosas que han hecho que futuros monitores aprendan el valor de la Asociación de Diabéticos de Madrid. Hay palabras que se nos han quedado grabadas, como son el sentimiento de equipo, recursos, dinámicas, valores, creatividad, legislación….  Esto ha hecho que muchos quieran sacarse el Título de Monitores para seguir acompañando a nuestros más pequeños en las actividades, convivencias y campamentos que hace la Asociación. Gracias por ser tan grandes, Gracias por querer seguir aprendiendo y Gracias por aprender que al cumplir los 18 no significa alejarse de la asociación, significa colaborar como voluntarios para seguir aprendiendo sobre la infancia y la diabetes. Como monitora diré que esta experiencia para mí ha significado mucho más que un curso. Para finalizar tengo que dar las gracias a todos mis compañeros que me han acompañado en esta experiencia llena de ilusión y compromiso.

Virginia García

“Es una especie de privilegio vivir rodeado de personas que te aportan sensaciones positivas. Sin duda una de las ventajas de colaborar en una asociación como la nuestra, es la garantía de que siempre estarás rodeado de estas “personas positivas”, que ven en las dificultades un reto.

Otra de las ventajas de colaborar en una asociación como la nuestra, es hacerlo con gente de todas las edades y tener que adaptar tu visión a otros enfoques, lo que te permite admirar mayor número de paisajes.

Cuando la buena actitud y el empuje de la juventud se unen, se hacen realidad proyectos tan potentes como “Escuela de Monitores”. Este proyecto, que nace con el objetivo de orientar hacia la participación activa a nuestros jóvenes, se convierte en un aprendizaje para todos.

Elena del Campo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s