Entrevista ¿boli o bomba?, Juanma

Preséntate: “Me llamo….y en la asociación soy….”

Me llamo Juan Manuel Gómez Moreno, pero para todo el mundo, salvo cosas oficiales, soy Juanma.

Actualmente soy el Presidente de la Asociación de Diabéticos de Madrid, este “pequeño gran monstruo” tan maravilloso, necesario y útil para las personas con diabetes, que hemos creado entre un montón de gente, durante mucho tiempo de trabajo y con denostados esfuerzos.

¿Prefieres Boli o bomba?

Me gusta la pregunta porque hace algunos años, no muchos, contesté por escrito lo siguiente a esta misma pregunta:

“Pues sigo apañándome con boli, ya le he preguntado un par de veces a mi médico sobre la bomba pero me comenta que si me va bien después de tanto tiempo, si la cosa sigue funcionando para qué cambiar”.

Así se quedó la cosa, pero debido a cambios importantes en mi vida, no negativos pero si muy estresantes, mi control empeoró un poco y volví a insistir a mi médico. Le argumenté que yo quería estar bien controlado, que los esfuerzos que estaba realizando no daban sus frutos y que me planteaba muy seriamente el cambio a la bomba de insulina.

Tras un par de entrevistas y algunos argumentos de peso aceptó el cambio de muy buen agrado, lo cual le agradezco infinitamente, y puedo decir que estoy más que encantado con la bomba.

Las desventajas si las hay son pocas y de poca importancia, mientras que las ventajas, a mi modo de ver, son enormes; te libera de unas cuantas decisiones y cálculos diarios pues ya la tienes programada, te facilita muchísimo la alteración de horarios que a menudo tengo, la práctica de deporte es muchísimo más estable y fácil de realizar, e incluso este pasado verano la puse a prueba intensamente en la playa y superó el examen sin problemas.

Además de todo ello he vuelto al control que esperaba en muy poco tiempo y reduciendo considerablemente las hipoglucemias.

Por ello, y reclamando mi derecho a cambiar de opinión ahora soy de bomba, soy un seguidor ultra de la bomba de insulina.

Cuéntanos cómo conociste la Asociación

Del Instituto de Diabetología Infanta Mercedes caías “rodando” por las escaleras a la sede de la Asociación de Diabéticos de Madrid, allí buscabas jeringas más baratas, tiras reactivas y algunas galletas con salvado y maltitol o similar, asquerosas por cierto, que al cuarto día arrinconabas en un cajón y te hacían aborrecer aún más la diabetes.

De allí me ficharon, supongo que en buena medida por necesidad porque yo sabía bastante poco de campamentos, de niños ni de nada, para la primera Colonia Educativa para niños/as con diabetes, desde entonces no se ha dejado de celebrar, ¡qué maravilla! ¿no?

La Vicepresidenta por aquel entonces vio algo en mí, no sé qué, si acaso algo de responsabilidad o simplemente la necesidad, pero me fichó y después de la experiencia fue un no parar, he pasado por casi todas las responsabilidades existentes en la asociación, lo cual me agrada porque creo que puedo tener empatía con todas las personas que por aquí pasan.

¿En qué momento decidiste que dedicarle tiempo como voluntario a la Asociación iba a merecer la pena?

El caso es que en algún momento pensé que aquí se tratan cosas que te afectan, que hay (había) personas que te han ayudado a llevarlo mejor y que tú podrías ayudar a otros en similares circunstancias, por lo que un buen día pasas de estar del lado en que eres el “ayudado” al lado en el que “ayudas tú” a través de tu experiencia personal y los conocimientos que vas adquiriendo.

¿Qué has encontrado en la Asociación?

He encontrado mucho trabajo, porque no decirlo, pero escondido tras un montón de buenos ratos, enormes satisfacciones personales y colectivas, buenos amigos, un montón de viajes y una experiencia personal invalorable.

Algún que otro desencuentro también ha habido, pero bien gestionado, resuelto y olvidado ya, por supuesto.

Casi nada ¿verdad?

¿Por qué aconsejarías a una persona que ha sido recién diagnosticada con diabetes tipo 1 o 2 ser parte de esta Asociación? 

Porque van a encontrar cosas que les van a ser tremendamente útiles en su vida diaria y en la convivencia con su diabetes. Van a aprender a llevarlo con naturalidad, a asumirlo y a ser uno más en sociedad con sus pequeñas diferencias.

Además de eso en sus momentos de dudas e inquietudes encontrarán gente que le entenderán a la primera y sin grandes explicaciones y, por último, cuando ellos lo tengan ya superado, podrán ayudar a otros en esa misma situación además de luchar por una causa que importa y que les afecta directamente a ellos o a sus seres queridos.

Porque es una realidad que esta asociación, y todas las demás, claro, seguimos siendo muy necesarias todavía.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s