Voluntario del Mes · Semana Mundial de la Diabetes

foto-voluntario-del-mes1

“Los voluntarios de la Semana Mundial de la Diabetes de la Asociación de Diabéticos de Madrid”

Entre las alegrías que nos trae la Carrera y Caminata Popular por la Diabetes yo quiero compartir la inmensa satisfacción que me provoca ver al equipo de voluntarios de la Asociación de Diabéticos de Madrid en acción.

Sigo aprendiendo con vosotros, me recargáis las pilas y me aportáis motivos para seguir luchando.

En las actividades infantiles y en la forma que nos habéis representado ante los medios de comunicación durante la Semana Mundial de la Diabetes, habéis vuelto a demostrar que PODER y SABER son alcanzables si el QUERER es grande.

Nos seguimos viendo en el 2016 con la misma ilusión que el primer día.

Elena.

Entrevista ¿boli o bomba?, José Antonio Maté

mate-adjunto-2

Hola, me llamo José Antonio, aunque casi todos en la Asociación me llamáis Maté, así que empiezo de nuevo. Hola soy Maté, uno más de los enamorados de la “Diabetes”. La conocí allá por el año 1980 y lo nuestro fue todo un flechazo, tenía 23 años y, como se decía en esa época, yo ya era un hombre en toda regla, pues ya había hecho la “Mili” y vivía fuera de la casa de mis padres, estaba en Soria, en una Pensión, estudiando Enfermería. Por lo tanto, la llamada “diabetes juvenil” y yo, comenzamos una vida juntos que, a día de hoy, sigue siendo tan dulce como cuando nos conocimos.

¿Boli o Bomba?

Casi que te digo que “Jeringa”, pues las he estado utilizando hasta su desaparición. En la Asociación se ha oído muchas veces la frase: “Maté y su jeringa”. Si recordamos que soy enfermero, las jeringas han sido una herramienta cotidiana en mi profesión y por eso creo que las he utilizado hasta el final. Actualmente utilizo “Boli”. Lo anecdótico es que yo he tenido la suerte de probar y usar casi todos los dispositivos comercializados para administrar la insulina: Jeringas Automáticas, Jeringas “sin aguja” (inyectaban por presión), El “Botón Infusor” (Era un dispositivo que, colocado en el abdomen, permitía pinchar la insulina sobre él y no sobre la piel). Las primeras bombas de insulina comercializadas en España, los “Pen” (precursores de los “Bolis”…. Tengo que deciros que todos me han sido útiles y no he tenido ningún problema, pero como pasa con los colores, a mí me seguía gustando la jeringa, me sentía cómodo con su uso y por eso no cambiaba.

Cuéntanos cómo conociste la Asociación.

Como algunas veces se dice, de casualidad. Ya os he dicho que debuté en Soria, por aquel entonces los diabéticos éramos controlados por el Servicio de Medicina Interna, no había endocrino dentro de la plantilla, por lo que se nos ofrecía la posibilidad de ser enviados a Zaragoza, Navarra, Madrid… Yo elegí Madrid, en concreto el Hospital Puerta de Hierro, pues tenía una sección de “Diabetes y Nutrición”. Allí me hablaron de que en el Hospital de la Cruz Roja, en Infanta Mercedes, existía una asociación de diabéticos y que fuese a conocerlos. Y allí que me presenté. Cuando entre los ojos se me pusieron como platos, había jeringas de plástico (en Soria no las conocía, eran de cristal), tenían material para analizar la glucosa en casa y no tener que ir al Hospital. Vi productos para “Diabéticos”, libros… Vamos, como dicen hoy los jóvenes: “Era la caña”. Así que me enganche.

¿En qué momento decidiste que dedicarle tiempo como voluntario a la Asociación iba a merecer la pena?

Después de lo que vi en Madrid, no me quedo ninguna duda de la falta de información y formación que existía en los diabéticos. La Cruz Roja, con su programa de diabetes, y la Asociación de Diabéticos eran las únicas referencias para enseñar a las personas diabéticas a vivir, controlar y tratar su propia diabetes. La Sanidad se encargaba de la enfermedad, pero no de la persona que vive con ella.

Alguien dijo una vez que: “Quien conoce su enfermedad y sus limitaciones y posibilidades. Quien conoce su tratamiento y la forma de realizarlo. Quien conoce las potenciales complicaciones y cómo prevenirlas y tratarlas. Es quien puede dominar la enfermedad”.

A sí que me dije: “Maté arrima el hombro, aporta tus conocimientos y echa una mano”, y aquí sigo.

Y después del tiempo ¿qué has encontrado en la Asociación?

Un bagaje de aprendizaje “Impresionante”, cantidad de personas entregadas a los demás y compartiendo su vida, entregándote su amistad, su cariño, su apoyo. Vamos una gran familia que es la caña. Gracias a todos por estar ahí.

Aprovecho para Felicitaros La Navidad con esta Foto

Mate adjunto1

Un beso enorme para esta gran familia

José Antonio