Y el Voluntario del Mes es para…

Nuestra persona voluntaria del mes es en esta ocasión un EQUIPO.

Nuestro abrazo a todas las personas que hicieron posible que la Asociación de Diabéticos de Madrid estuviera presente en la 40ª Edición del Maratón Popular de Madrid.

OS QUEREMOS

Anuncios

La Escuela de Monitores de la Asociación de Diabéticos de Madrid. Ejemplo de buena práctica asociativa.

 

El pasado 21 y 22 de Enero acabamos lo que será para mí una de las experiencias más bonitas de mi vida: la convivencia en Cercedilla de la Escuela de Monitores. ¡Y quién me iba a decir que aquel 14 de noviembre de 2008 iba a emprender este camino que me ha hecho vivir experiencias inolvidables y conocer a personas increíbles!

Todo comenzó en aquel campamento de 2009. Cuando acabó lo tuve claro, ¡de mayor iba a ser monitor! Con esa edad a lo mejor solo se piensa que ser monitor es jugar con niños, pero a lo largo de los años y después de varias convivencias, actividades, campamentos te das cuenta de que por muy pequeño que seas no solo te lo estás pasando bien, sino que estás aprendiendo y que te están enseñando cosas que desde luego te ayudan en tu día a día con la diabetes. Eso ha sido la principal motivación que me ha llevado a ser monitor, querer ser un ejemplo para niños y jóvenes con diabetes y poder enseñarles todo lo que esté en mi mano, para que tengan más independencia y autonomía en su vida. Me gustaría que al igual que yo algún día miren atrás y se acuerden de aquel monitor pesado, que además de pasárselo fenomenal con él, les enseñó muchas cosas y a vivir bien con su diabetes.

Ser monitor conlleva una gran responsabilidad y en mi opinión esa responsabilidad aumenta siendo monitor de la asociación, pues también debes enseñar a los chicos a controlar su diabetes y estar pendiente de los más pequeñines, de los cuales algunos no diferencian en todos sus casos una hipoglucemia o una hiperglucemia.

Pero ahora hablemos de este pequeño curso, la escuela de monitores de la asociación, que te inicia en este gran mundo del voluntariado, del ocio y del tiempo libre. En este curso aprendes un montón de cosas, pero una de las cosas más importantes para que cualquier actividad que te propongas salga adelante es tener un gran equipo en el que confíes y te puedas apoyar. Este ha sido uno de los aspectos más importante pues desde que nació nuestro equipo al comienzo de la escuela nos han guiado, pero ellos también nos han ido enseñando a lo largo de la vida. Esto no hubiera sido posible sin todos lo que lo formábamos, desde los más veteranos y los que nos han guiado por este camino (Javi, Virginia, Mario, Elena, Marina, Mari Carmen) hasta los principiantes Alba, Ana, Andrea, Gonzalo, Sara y yo.

Hemos logrado sacar adelante este curso para llegar a nuestro objetivo y hemos aprendido desde la resolución de conflictos, hasta la importancia de las canciones y su utilidad para presentaciones, integración en grupo, o juegos con un paracaídas. Lo pasamos genial. Otra de las actividades inolvidables es que cada uno de nosotros actuábamos como si tuviéramos una diversidad funcional para ponernos en el lugar de otras personas con el objetivo de motivarles a que colaborasen entre sí para conseguir un objetivo común.

Desde aquí me gustaría animar a todos los que estáis leyendo esto a adentraros en este mundo tan bonito que es ser monitor en el que no cobras a final de mes, pero os puedo asegurar que no hay nada más gratificante que la satisfacción y el orgullo de aportar tu granito de arena ayudando a la sociedad y en mi caso también a la Asociación de Diabéticos de Madrid a la que tanto le debo. “Cuanto más hacemos, más podemos hacer”.

Manuel Funes

 

“No me hubiera embarcado una vez más en el proyecto “Escuela de Monitores” si no fuera porque sigo confiando en la buena voluntad de los que rozan la madurez social, de los que tienen ganas e inquietudes por seguir ayudando, de los que participan siendo noveles y responden como veteranos, y por supuesto, de un equipo de lujo que ofrece un acompañamiento excelente. Gracias Mari Carmen, Marina, Mario, Vir y Elena. “Un besazo y SE OS QUIERE!!!

Javi Poyato

 

Qué decir de la Escuela de Monitores…. Hemos compartido muchas cosas que han hecho que futuros monitores aprendan el valor de la Asociación de Diabéticos de Madrid. Hay palabras que se nos han quedado grabadas, como son el sentimiento de equipo, recursos, dinámicas, valores, creatividad, legislación….  Esto ha hecho que muchos quieran sacarse el Título de Monitores para seguir acompañando a nuestros más pequeños en las actividades, convivencias y campamentos que hace la Asociación. Gracias por ser tan grandes, Gracias por querer seguir aprendiendo y Gracias por aprender que al cumplir los 18 no significa alejarse de la asociación, significa colaborar como voluntarios para seguir aprendiendo sobre la infancia y la diabetes. Como monitora diré que esta experiencia para mí ha significado mucho más que un curso. Para finalizar tengo que dar las gracias a todos mis compañeros que me han acompañado en esta experiencia llena de ilusión y compromiso.

Virginia García

“Es una especie de privilegio vivir rodeado de personas que te aportan sensaciones positivas. Sin duda una de las ventajas de colaborar en una asociación como la nuestra, es la garantía de que siempre estarás rodeado de estas “personas positivas”, que ven en las dificultades un reto.

Otra de las ventajas de colaborar en una asociación como la nuestra, es hacerlo con gente de todas las edades y tener que adaptar tu visión a otros enfoques, lo que te permite admirar mayor número de paisajes.

Cuando la buena actitud y el empuje de la juventud se unen, se hacen realidad proyectos tan potentes como “Escuela de Monitores”. Este proyecto, que nace con el objetivo de orientar hacia la participación activa a nuestros jóvenes, se convierte en un aprendizaje para todos.

Elena del Campo

Entrevista ¿boli o bomba?, Juanma

Preséntate: “Me llamo….y en la asociación soy….”

Me llamo Juan Manuel Gómez Moreno, pero para todo el mundo, salvo cosas oficiales, soy Juanma.

Actualmente soy el Presidente de la Asociación de Diabéticos de Madrid, este “pequeño gran monstruo” tan maravilloso, necesario y útil para las personas con diabetes, que hemos creado entre un montón de gente, durante mucho tiempo de trabajo y con denostados esfuerzos.

¿Prefieres Boli o bomba?

Me gusta la pregunta porque hace algunos años, no muchos, contesté por escrito lo siguiente a esta misma pregunta:

“Pues sigo apañándome con boli, ya le he preguntado un par de veces a mi médico sobre la bomba pero me comenta que si me va bien después de tanto tiempo, si la cosa sigue funcionando para qué cambiar”.

Así se quedó la cosa, pero debido a cambios importantes en mi vida, no negativos pero si muy estresantes, mi control empeoró un poco y volví a insistir a mi médico. Le argumenté que yo quería estar bien controlado, que los esfuerzos que estaba realizando no daban sus frutos y que me planteaba muy seriamente el cambio a la bomba de insulina.

Tras un par de entrevistas y algunos argumentos de peso aceptó el cambio de muy buen agrado, lo cual le agradezco infinitamente, y puedo decir que estoy más que encantado con la bomba.

Las desventajas si las hay son pocas y de poca importancia, mientras que las ventajas, a mi modo de ver, son enormes; te libera de unas cuantas decisiones y cálculos diarios pues ya la tienes programada, te facilita muchísimo la alteración de horarios que a menudo tengo, la práctica de deporte es muchísimo más estable y fácil de realizar, e incluso este pasado verano la puse a prueba intensamente en la playa y superó el examen sin problemas.

Además de todo ello he vuelto al control que esperaba en muy poco tiempo y reduciendo considerablemente las hipoglucemias.

Por ello, y reclamando mi derecho a cambiar de opinión ahora soy de bomba, soy un seguidor ultra de la bomba de insulina.

Cuéntanos cómo conociste la Asociación

Del Instituto de Diabetología Infanta Mercedes caías “rodando” por las escaleras a la sede de la Asociación de Diabéticos de Madrid, allí buscabas jeringas más baratas, tiras reactivas y algunas galletas con salvado y maltitol o similar, asquerosas por cierto, que al cuarto día arrinconabas en un cajón y te hacían aborrecer aún más la diabetes.

De allí me ficharon, supongo que en buena medida por necesidad porque yo sabía bastante poco de campamentos, de niños ni de nada, para la primera Colonia Educativa para niños/as con diabetes, desde entonces no se ha dejado de celebrar, ¡qué maravilla! ¿no?

La Vicepresidenta por aquel entonces vio algo en mí, no sé qué, si acaso algo de responsabilidad o simplemente la necesidad, pero me fichó y después de la experiencia fue un no parar, he pasado por casi todas las responsabilidades existentes en la asociación, lo cual me agrada porque creo que puedo tener empatía con todas las personas que por aquí pasan.

¿En qué momento decidiste que dedicarle tiempo como voluntario a la Asociación iba a merecer la pena?

El caso es que en algún momento pensé que aquí se tratan cosas que te afectan, que hay (había) personas que te han ayudado a llevarlo mejor y que tú podrías ayudar a otros en similares circunstancias, por lo que un buen día pasas de estar del lado en que eres el “ayudado” al lado en el que “ayudas tú” a través de tu experiencia personal y los conocimientos que vas adquiriendo.

¿Qué has encontrado en la Asociación?

He encontrado mucho trabajo, porque no decirlo, pero escondido tras un montón de buenos ratos, enormes satisfacciones personales y colectivas, buenos amigos, un montón de viajes y una experiencia personal invalorable.

Algún que otro desencuentro también ha habido, pero bien gestionado, resuelto y olvidado ya, por supuesto.

Casi nada ¿verdad?

¿Por qué aconsejarías a una persona que ha sido recién diagnosticada con diabetes tipo 1 o 2 ser parte de esta Asociación? 

Porque van a encontrar cosas que les van a ser tremendamente útiles en su vida diaria y en la convivencia con su diabetes. Van a aprender a llevarlo con naturalidad, a asumirlo y a ser uno más en sociedad con sus pequeñas diferencias.

Además de eso en sus momentos de dudas e inquietudes encontrarán gente que le entenderán a la primera y sin grandes explicaciones y, por último, cuando ellos lo tengan ya superado, podrán ayudar a otros en esa misma situación además de luchar por una causa que importa y que les afecta directamente a ellos o a sus seres queridos.

Porque es una realidad que esta asociación, y todas las demás, claro, seguimos siendo muy necesarias todavía.

Voluntario del mes, José Enrique.

 En esta ocasión nuestra PERSONA VOLUNTARIA DEL MES es José Enrique.

Porque te involucras,

por tus ganas.

Porque has hecho cambios positivos en tu vida y eso merece un aplauso.

Porque esa misma energía la contagias a otros a través de artículos y llamadas telefónicas.

Por todo esto queremos decirte que eres nuestra persona voluntaria del mes.

¿Boli o Bomba? · Cristina Moratilla

c15a1d35-5a03-40f7-bc43-548f91f0878d.jpg
Preséntate: “Me llamo….y en la asociación soy….”
Me llamo Cristina, tengo 23 años. Tengo diabetes desde los 16 y actualmente soy monitora.
¿Prefieres Boli o bomba?
Boooomba!!!
Yo empecé con bolis y por aquel entonces no veía otra opción puesto que la bomba me daba mucho miedo por el típico pensamiento “¡oh no! ¡Llevar todo el día algo ahí pinchado!”
Pero gracias a un campamento internacional que organizo la asociación hace 4 veranos e intercambiar experiencias con mucha gente, mi pensamiento cambió a “¿Por qué no probarla? Total si no me gusta siempre tengo tiempo de volver a los bolis.”
Y así fue, probé y ya no volvería atrás. Es verdad que mi hemoglobina no ha mejorado mucho, pero mi calidad de vida sí, puesto que no tengo que llevar unos horarios tan cuadrados como llevaba con los bolis, puedo ir a tomarme algo por ahí sin preocuparme cuanto tardaran en servirme,…
Pero como todo, también tiene sus contras como que no deja de ser una máquina que en cierto momento puede fallar o que tienes que llevar contigo 24 horas al día.
Cuéntanos cómo conociste la Asociación.
En mi primera consulta con la enfermera me comentó que había una asociación de diabéticos que mandaba revistas y por supuesto mi madre, que estaba mas asustada que yo, la buscó como loca para apuntarnos.
Pero, yo diría que ese no fue el momento que conocí la asociación. El momento que de verdad conocí la asociación fue aquel en el que por fin me decidí para apuntarme a una de sus actividades, tras dos años apuntada como socia. Desde aquel momento siempre que puedo apuntarme a algo como asistente o voluntaria, allí estoy.
¿En qué momento decidiste que dedicarle tiempo como voluntario a la Asociación iba a merecer la pena?
Pues tras asistir a unas cuantas actividades/campamentos, conocer voluntarios y sus experiencias,.. Y claro después de que te cuenten tantas buenas historias, ¿a quién no le pica el gusanillo de vivirlas? Pues allá que fui, realicé el curso de pre-monitora y acudí a mi primera convivencia, mi primer campamento de verano como monitora,… Y ahora soy yo también la que puede contar BUENÍSIMAS experiencias.
3521729352585683138-account_id=1.jpg
¿Qué has encontrado en la Asociación?
Lo primero que encontré fue tranquilidad, de saber que no era aquella rarita que yo tenía en mi mente por “ser” diabética. He aprendido tantas cosas… y cada vez que voy como asistente o voluntaria aprendo una cosa nueva.
Pero sin duda lo que más he encontrado es muy buena gente, mucho cariño, muchas risas… no hay palabras para describirlo, os aseguro que es mejor vivirlo.
Y por último aprovecho para daros las gracias a todos aquellos que estáis detrás de todo esto, porque sois muy grandes 😀

Entrevista ¿boli o bomba? · Irene

irene

Preséntate: “Me llamo….y en la asociación soy….

Me llamo Irene, tengo 17 años y soy diabética desde los 11. En la asociación soy voluntaria desde hace un par de años y este verano he tenido la oportunidad de ir como monitora al campamento con el grupo de Juvenade.

¿Prefieres Boli o bomba?

Debuté hace 6 años y desde entonces únicamente he usado bolis, y la verdad me funciona bastante bien. Por otra parte, debo reconocer que tengo unos cuantos prejuicios sobre la bomba de insulina porque en este momento creo que me resultaría incómodo el tema del cableado y de estar siempre conectado a un aparato. A pesar de esto, supongo que con el tiempo me animaré a ponérmela por todas las ventajas que tiene.

Cuéntanos cómo conociste la Asociación.

Desde el mismo momento de mi debut y animados por la educadora de diabetes del Hospital Fundación Alcorcón, mi familia se hizo socia para conocer a personas con los mismos sentimientos, inquietudes, miedos… y desde entonces aquí seguimos, compartiendo nuestras experiencias y sobretodo, aprendiendo mucho de los demás.

¿En qué momento decidiste que dedicarle tiempo como voluntario a la Asociación iba a merecer la pena?

Siempre lo tuve en mente; cada vez que participo en alguna actividad de la Asociación recibo mucho más de lo que doy, así que el voluntariado siempre merece la pena. Cuando tuve 16 años comencé la experiencia como voluntaria para cuidar a los más peques en ludotecas y talleres. Ahora que estoy a punto de cumplir 18 he asistido como monitora al campamento de Cartagena de este año y espero que haya sido el primero de muchos y seguir colaborando.

¿Qué has encontrado en la Asociación?

Todo.

En primer lugar, supongo que el haber querido estudiar medicina todos estos años y el empezar la carrera este año por fin, se debe en gran medida a mi diabetes.

Además, lo más importante de todo, he encontrado comprensión, empatía, apoyo y mucho muchísimo amor gracias al mejor equipo de socios, voluntarios, monitores y colaboradores que formamos parte de ella.

Es fundamental poner en valor el trabajo en equipo, el compromiso y la dedicación de tantas personas por nuestra causa; y para mi es muy gratificante aportar mi granito de arena y tener a tanta gente de la que aprender y a la que admirar.

Voluntario del mes · Carlos Debán

carlos

Si tuviéramos que nombrar a una persona clave en nuestro equipo médico esa persona sería Carlos. En él la experiencia sigue dejando espacio a la fexibilidad, a la capacidad de diálogo y a la reinvención.

A través de los años y con el apoyo del Dr. Debán hemos ido introduciendo nuevas ideas y sumando apoyos, poniendo atención a los grandes objetivos y también a los pequeños detalles.

Por tu dedicación a la misión de educarnos para mejorar nuestras vidas, Carlos queremos que seas nuestro “Voluntario del Mes”.

Asociación de Diabéticos de Madrid

El voluntario del mes es… todos los voluntarios de 3º Fitness Ayuda a tu Diabetes

fitnessayudaatudiabetes_dg

Nuestro aplauso va en esta ocasión para los voluntarios que se movilizaron el 12 de junio con Pablo Guedes a la cabeza en la 3ª edición de “Fitness ayuda a tu diabetes”.

Durante toda la mañana la entrada y los puntos informativos estuvieron abiertos y atendidos para que más de 500 deportistas pudieran darlo todo, demostrando que la diabetes no nos limita.

Gracias a todos ellos. ¡A por la 4ª edición!

Entrevista boli o bomba · Paco

paco

“Me llamo Paco, tengo 29 años, soy diabético desde los 12 y en la Asociación soy voluntario desde hace un año y medio”

¿Prefieres Boli o bomba?

He estado muchos años con bolis, hasta que hace 7 meses me pusieron la bomba. Desde entonces estoy muy contento y no volvería atrás. Por mi trabajo tengo un ritmo de vida irregular, a veces impredecible, y la bomba me ayuda a ajustar la diabetes a lo que hago y no al revés. También es muy cómoda si se come fuera o entre horas, evitando pinchazos extra que en muchas ocasiones son el motivo por el que uno se lo piensa dos veces y evita hacer esas comidas extra. También para resolver y prevenir las hipoglucemias ha sido una gran mejora en mi caso. Además, las bombas mejoran continuamente, por ejemplo, ahora se conectan a sensores continuos que también facilitan mucho el control de la diabetes, y todo eso mejorará en los próximos años y me gusta pensar que algún día pueda beneficiarme de esas mejoras. Las pegas para mí son tan pequeñas que ni las nombro, aunque todavía no he cumplido un año con ella puesta y justo ahora toca pasar el verano, ¡a ver qué tal!

Cuéntanos cómo conociste la Asociación.

Conocí a la Asociación el primer año en que entré en el hospital en el que estoy haciendo la residencia. Me hablaron de ella mis compañeras de Endocrinología, de las actividades en las que se podría participar como voluntario, especialmente el campamento de verano. Así, cuando casi completaba mi segundo año de residencia y ya tenía algo de experiencia trabajando, me animé a visitar la Asociación y empecé a participar en las actividades como médico voluntario.

¿En qué momento decidiste que dedicarle tiempo como voluntario a la Asociación iba a merecer la pena?

Supongo que desde el primer momento fue algo que valió la pena. El tiempo es algo relativo, pero en mi caso es algo que tengo muy poco, por mi trabajo y lo que me exige dentro (salir tarde muchas veces, hacer guardias) y fuera (seguir estudiando sin fin en casa). Visto así, la verdad es que sí le dedico bastante tiempo a la Asociación, pero es algo que mientras pueda seguiré haciendo.

Y después del tiempo ¿qué has encontrado en la Asociación?

El haber entrado en la Asociación me ha permitido conocer a muchas personas diabéticas, tanto otros voluntarios como los socios, cosa de la que hasta ahora no había tenido oportunidad en mis 17 años de diabético, probablemente esto sea lo más valioso que he encontrado en la Asociación; me ha permitido aprender mucho sobre la diabetes a través de las experiencias de ellos, las que hemos vivido juntos en las actividades, y gracias a la formación que se imparte en forma de cursos; y me ha permitido dedicar tiempo como médico voluntario a algo que creo que vale la pena y en lo que puedo ser útil, aunque tengo que decir que si no fuera médico, ¡igualmente participaría como monitor o de cualquier forma que pudiera ayudar!

Paco