¿Boli o Bomba? · Cristina Moratilla

c15a1d35-5a03-40f7-bc43-548f91f0878d.jpg
Preséntate: “Me llamo….y en la asociación soy….”
Me llamo Cristina, tengo 23 años. Tengo diabetes desde los 16 y actualmente soy monitora.
¿Prefieres Boli o bomba?
Boooomba!!!
Yo empecé con bolis y por aquel entonces no veía otra opción puesto que la bomba me daba mucho miedo por el típico pensamiento “¡oh no! ¡Llevar todo el día algo ahí pinchado!”
Pero gracias a un campamento internacional que organizo la asociación hace 4 veranos e intercambiar experiencias con mucha gente, mi pensamiento cambió a “¿Por qué no probarla? Total si no me gusta siempre tengo tiempo de volver a los bolis.”
Y así fue, probé y ya no volvería atrás. Es verdad que mi hemoglobina no ha mejorado mucho, pero mi calidad de vida sí, puesto que no tengo que llevar unos horarios tan cuadrados como llevaba con los bolis, puedo ir a tomarme algo por ahí sin preocuparme cuanto tardaran en servirme,…
Pero como todo, también tiene sus contras como que no deja de ser una máquina que en cierto momento puede fallar o que tienes que llevar contigo 24 horas al día.
Cuéntanos cómo conociste la Asociación.
En mi primera consulta con la enfermera me comentó que había una asociación de diabéticos que mandaba revistas y por supuesto mi madre, que estaba mas asustada que yo, la buscó como loca para apuntarnos.
Pero, yo diría que ese no fue el momento que conocí la asociación. El momento que de verdad conocí la asociación fue aquel en el que por fin me decidí para apuntarme a una de sus actividades, tras dos años apuntada como socia. Desde aquel momento siempre que puedo apuntarme a algo como asistente o voluntaria, allí estoy.
¿En qué momento decidiste que dedicarle tiempo como voluntario a la Asociación iba a merecer la pena?
Pues tras asistir a unas cuantas actividades/campamentos, conocer voluntarios y sus experiencias,.. Y claro después de que te cuenten tantas buenas historias, ¿a quién no le pica el gusanillo de vivirlas? Pues allá que fui, realicé el curso de pre-monitora y acudí a mi primera convivencia, mi primer campamento de verano como monitora,… Y ahora soy yo también la que puede contar BUENÍSIMAS experiencias.
3521729352585683138-account_id=1.jpg
¿Qué has encontrado en la Asociación?
Lo primero que encontré fue tranquilidad, de saber que no era aquella rarita que yo tenía en mi mente por “ser” diabética. He aprendido tantas cosas… y cada vez que voy como asistente o voluntaria aprendo una cosa nueva.
Pero sin duda lo que más he encontrado es muy buena gente, mucho cariño, muchas risas… no hay palabras para describirlo, os aseguro que es mejor vivirlo.
Y por último aprovecho para daros las gracias a todos aquellos que estáis detrás de todo esto, porque sois muy grandes 😀

Entrevista ¿boli o bomba? · Irene

irene

Preséntate: “Me llamo….y en la asociación soy….

Me llamo Irene, tengo 17 años y soy diabética desde los 11. En la asociación soy voluntaria desde hace un par de años y este verano he tenido la oportunidad de ir como monitora al campamento con el grupo de Juvenade.

¿Prefieres Boli o bomba?

Debuté hace 6 años y desde entonces únicamente he usado bolis, y la verdad me funciona bastante bien. Por otra parte, debo reconocer que tengo unos cuantos prejuicios sobre la bomba de insulina porque en este momento creo que me resultaría incómodo el tema del cableado y de estar siempre conectado a un aparato. A pesar de esto, supongo que con el tiempo me animaré a ponérmela por todas las ventajas que tiene.

Cuéntanos cómo conociste la Asociación.

Desde el mismo momento de mi debut y animados por la educadora de diabetes del Hospital Fundación Alcorcón, mi familia se hizo socia para conocer a personas con los mismos sentimientos, inquietudes, miedos… y desde entonces aquí seguimos, compartiendo nuestras experiencias y sobretodo, aprendiendo mucho de los demás.

¿En qué momento decidiste que dedicarle tiempo como voluntario a la Asociación iba a merecer la pena?

Siempre lo tuve en mente; cada vez que participo en alguna actividad de la Asociación recibo mucho más de lo que doy, así que el voluntariado siempre merece la pena. Cuando tuve 16 años comencé la experiencia como voluntaria para cuidar a los más peques en ludotecas y talleres. Ahora que estoy a punto de cumplir 18 he asistido como monitora al campamento de Cartagena de este año y espero que haya sido el primero de muchos y seguir colaborando.

¿Qué has encontrado en la Asociación?

Todo.

En primer lugar, supongo que el haber querido estudiar medicina todos estos años y el empezar la carrera este año por fin, se debe en gran medida a mi diabetes.

Además, lo más importante de todo, he encontrado comprensión, empatía, apoyo y mucho muchísimo amor gracias al mejor equipo de socios, voluntarios, monitores y colaboradores que formamos parte de ella.

Es fundamental poner en valor el trabajo en equipo, el compromiso y la dedicación de tantas personas por nuestra causa; y para mi es muy gratificante aportar mi granito de arena y tener a tanta gente de la que aprender y a la que admirar.

Voluntario del mes · Carlos Debán

carlos

Si tuviéramos que nombrar a una persona clave en nuestro equipo médico esa persona sería Carlos. En él la experiencia sigue dejando espacio a la fexibilidad, a la capacidad de diálogo y a la reinvención.

A través de los años y con el apoyo del Dr. Debán hemos ido introduciendo nuevas ideas y sumando apoyos, poniendo atención a los grandes objetivos y también a los pequeños detalles.

Por tu dedicación a la misión de educarnos para mejorar nuestras vidas, Carlos queremos que seas nuestro “Voluntario del Mes”.

Asociación de Diabéticos de Madrid

El voluntario del mes es… todos los voluntarios de 3º Fitness Ayuda a tu Diabetes

fitnessayudaatudiabetes_dg

Nuestro aplauso va en esta ocasión para los voluntarios que se movilizaron el 12 de junio con Pablo Guedes a la cabeza en la 3ª edición de “Fitness ayuda a tu diabetes”.

Durante toda la mañana la entrada y los puntos informativos estuvieron abiertos y atendidos para que más de 500 deportistas pudieran darlo todo, demostrando que la diabetes no nos limita.

Gracias a todos ellos. ¡A por la 4ª edición!

Entrevista boli o bomba · Paco

paco

“Me llamo Paco, tengo 29 años, soy diabético desde los 12 y en la Asociación soy voluntario desde hace un año y medio”

¿Prefieres Boli o bomba?

He estado muchos años con bolis, hasta que hace 7 meses me pusieron la bomba. Desde entonces estoy muy contento y no volvería atrás. Por mi trabajo tengo un ritmo de vida irregular, a veces impredecible, y la bomba me ayuda a ajustar la diabetes a lo que hago y no al revés. También es muy cómoda si se come fuera o entre horas, evitando pinchazos extra que en muchas ocasiones son el motivo por el que uno se lo piensa dos veces y evita hacer esas comidas extra. También para resolver y prevenir las hipoglucemias ha sido una gran mejora en mi caso. Además, las bombas mejoran continuamente, por ejemplo, ahora se conectan a sensores continuos que también facilitan mucho el control de la diabetes, y todo eso mejorará en los próximos años y me gusta pensar que algún día pueda beneficiarme de esas mejoras. Las pegas para mí son tan pequeñas que ni las nombro, aunque todavía no he cumplido un año con ella puesta y justo ahora toca pasar el verano, ¡a ver qué tal!

Cuéntanos cómo conociste la Asociación.

Conocí a la Asociación el primer año en que entré en el hospital en el que estoy haciendo la residencia. Me hablaron de ella mis compañeras de Endocrinología, de las actividades en las que se podría participar como voluntario, especialmente el campamento de verano. Así, cuando casi completaba mi segundo año de residencia y ya tenía algo de experiencia trabajando, me animé a visitar la Asociación y empecé a participar en las actividades como médico voluntario.

¿En qué momento decidiste que dedicarle tiempo como voluntario a la Asociación iba a merecer la pena?

Supongo que desde el primer momento fue algo que valió la pena. El tiempo es algo relativo, pero en mi caso es algo que tengo muy poco, por mi trabajo y lo que me exige dentro (salir tarde muchas veces, hacer guardias) y fuera (seguir estudiando sin fin en casa). Visto así, la verdad es que sí le dedico bastante tiempo a la Asociación, pero es algo que mientras pueda seguiré haciendo.

Y después del tiempo ¿qué has encontrado en la Asociación?

El haber entrado en la Asociación me ha permitido conocer a muchas personas diabéticas, tanto otros voluntarios como los socios, cosa de la que hasta ahora no había tenido oportunidad en mis 17 años de diabético, probablemente esto sea lo más valioso que he encontrado en la Asociación; me ha permitido aprender mucho sobre la diabetes a través de las experiencias de ellos, las que hemos vivido juntos en las actividades, y gracias a la formación que se imparte en forma de cursos; y me ha permitido dedicar tiempo como médico voluntario a algo que creo que vale la pena y en lo que puedo ser útil, aunque tengo que decir que si no fuera médico, ¡igualmente participaría como monitor o de cualquier forma que pudiera ayudar!

Paco

Voluntario/a del mes · Ángeles

Mucho tiempo antes de convertirse en voluntaria, Ángeles ya era la madre de uno de nuestros voluntarios. Edu siendo un chaval, hizo del cierre del antigüo local una obra de arte de calle, que muchos recordaréis.
captura-de-pantalla-2016-05-17-a-las-15-05-33Andando los años Ángeles se ha convertido en una ventana de aire fresco para el trabajo asociativo.
En la campaña”La diabetes tipo 2 bajo control”, ha pesado, medido la cintura y la altura, a más de 200 personas derrochando buen humor y simpatía y haciendo una labor fundamental: prevenir y detectar precozmente diabetes tipo 2.
Además, viene a ayudarnos con trabajos administrativos, permitiendo que nuestro trabajo sea más fluido.
Es una voluntaria llena de energía y alegría siempre dispuesta a echar una mano. Por todo esto, Ángeles Gómez Granados, eres nuestra “voluntaria del mes”.

Entrevista ¿Boli o Bomba? · Marina

img_0594-2
Soy Marina, tengo 26 años y ya llevo 17 con mi diabetes y con la Asociación.
 ¿Boli o bomba?
Es raro… lo primero que me sale decir es boli, pero llevo 8 años con la bomba,  Así que… más bien tendría que decir Bomba. La verdad es que la bomba me ha ayudado mucho a controlar mi diabetes y a poder ajustar aún más las pautas al ritmo de vida de cada momento, lo que más me gusta es que puedo comer entre horas sin tener que preguntarme ¿qué prefiero, comer y pincharme o no comer y no pincharme?, también que, en cuanto me salgo de objetivo, si las circunstancias lo requieren, corrijo aunque sea con dosis muy pequeñas.
Y… ¿Entonces por qué me sale lo primero decir boli? Bueno, supongo que las incomodidades de la bomba también me pesan (me compensan pero las noto bastante) está enganchada siempre, me la clavo mientras duermo, si no es en el bolsillo del pantalón no he encontrado lugar cómodo y en el bolsillo no siempre me gusta como queda…
En fin, que, como todo, tiene sus pros y sus contras; lo importante es que cada uno los valore y decida lo que prefiere.
Cuéntanos cómo conociste la Asociación…Bueno, cuando debuté ya salí del hospital con el teléfono de la Asociación, creo; Recuerdo a mi endocrino diciendo a mis padres algo así como: os la recomiendo, va a aprender muchas cosas y va a conocer a mucha gente diabética. Y acertó.

Tenía 9 años y lo primero que recuerdo es ir a una convivencia de fin de semana. Me gustó y a partir de entonces me perdí pocas actividades.

¿En qué momento decidiste que dedicarle tiempo como voluntaria a la Asociación iba a merecer la pena?

No lo tengo claro, sé que en las colonias ya decía que de mayor iba a ir de monitora. Los campamentos me dieron tanto a mí como niña, me enseñaron tanto y me permitieron tener la libertad que dan el conocimiento y el autocontrol; que me sentía con el deber de poder transmitir eso a más niños y niñas, para que la diabetes no les impidiese ser libres y aventureros, para quitarles de encima el miedo paralizante que a veces se tiene (que, aunque lo expresan más nuestros padres y madres, nosotros a veces también sentimos). Gracias a todo lo que sé de diabetes, gracias a la Asociación, nunca me he limitado y he hecho todo lo que me motivaba y lo que me ofrecía la vida, además lo he hecho con conocimiento y control, sintiéndome segura y acompañada.

Y, la verdad es que fui involucrándome a medida que, por edad, me iban dejando. A los 16 empecé a colaborar como monitora con el grupo de Nuestros Peques (de 0 a 6 años) Cuando cumplí 18 en Juvenade (6 – 12) y desde entonces siempre que he podido (una lesión de rodillas me lo impidió unos años) he participado en las colonias y actividades de infancia. Desde hace unos años como Coordinadora del grupo de infancia.

Y, tal vez es que era una niña sabia, porque acerté, desde luego que merece la pena.

Y después del tiempo ¿qué has encontrado en la Asociación?

Desde el minuto uno encontré comprensión y “compartires”, encontré amigos y amigas, experiencias, conocimientos, diversión, risas, llantos, enfados… Encontré vida y, sobre todo, un volante para dirigir la mía hacia donde yo quería.

A lo largo de los años como voluntaria he encontrado experiencias, pruebas, retos, trabajos codo a codo, risas, diversión, amor, sonrisas, agradecimiento, amigos (amigos de verdad).

He encontrado un lugar donde probarme a mí misma sintiéndome acompañada y segura, he encontrado mi vocación profesional (soy maestra y psicopedagoga, ya que encuentro el trabajo con niños y familias de lo más enriquecedor de mi vida),

Me he encontrado a mí. Siempre digo que si no fuera gracias a mi diabetes y a la Asociación yo no sería quien soy ahora.

Gracias, muchas gracias a todas las personas que habéis hecho y hacéis esto posible.

Marina

Voluntario del mes · ¡Bea Manzano!

bea-2Aquella niña tan dulce (no va con segundas) que todos queríamos tener en nuestro grupo de campamentos de ha convertido con los años en una compañera.

Es lo que entre risas solemos llamar “un fichaje”. Y es que Beatriz conoce la asociación a fondo.

Sabemos que a Beatriz la asociación también la aportado muchas cosas. Pero esas os las cuenta ella en otra ocasión.

Nosotros de momento desde aquí la mandamos un achuchón colectivo y la condecoramos con el título de “voluntaria del mes” por volver a iluminarnos con su sonrisa ahora ya, dentro del equipo de monitores.

¡GRACIAS BEA!